¿Te agobia la Navidad? Disfruta de las fiestas pensando en ti

Navidad en soledad

Egoísmo es una palabra fea, muy fea. A nadie le gusta decir que es egoísta y, normalmente, luchar contra ello es algo recomendable. Y precisamente en estos días, en plena Navidad, es casi un tema tabú decir que sólo piensas en ti. Sin embargo, en estas fechas es cuando algunos podrían plantearse ser egoístas para ser más felices.

¿La Navidad es para ti un sinónimo de agobio? Es hora de cambiar

Por supuesto, digo lo de ser egoísta en Navidad en cursiva. Combatir el egoísmo en nuestro día a día hasta puede ser bueno para nosotras en un futuro. Pero sí que es verdad que las navidades son unas fechas muy duras para quienes quieren cumplir con todo: regalos, cenas, felicitaciones, sonrisas y compromisos nos llenan la agenda y muchas veces no nos apetece en absoluto hacer nada de esto, lo que nos produce este agobio navideño que más de uno padecemos.

Navidad se trata de estar con los tuyos, pero tratar de pensar en los demás todo el tiempo puede ser casi un suplicio. Has de ver a esas personas con las que no te llevas tan bien y sufrir comilonas que, habitualmente, acaban repercutiendo en tu salud en forma de empachos. Por otro lado, está el tema de las inacabables compras navideñas.

Si te agobia la Navidad, hay una forma muy efectiva de cambiar esta situación y disfrutar de ella: piensa en ti misma. Olvida los compromisos y lo que desean -o esperan de ti- los demás: sé egoísta en ello. Así, verás que estas fiestas serán mejores para ti y también para los demás. ¿Cómo? Aquí tienes algunas ideas:

En Navidad, piensa en tu felicidad

¿Nos hemos preguntado por qué las navidades acaban convirtiéndose en un castigo más que en un periodo agradable? Normalmente es por los compromisos; a nadie le gusta hacer nada por obligación, incluso lo que es agradable.

Es lo mismo que disfrutar de un viaje o de un hotel y una buena cena. Si lo haces por placer, será maravilloso. Pero, ¿y si has de viajar e ir de hoteles por trabajo cuando menos te apetece? Las buenas cosas de la vida se han de disfrutar cuando se desean. Porque hasta los dulces pueden ser amargos si estamos obligados a disfrutarlos.

Si eres de esas personas que cuando llegan las navidades te estresas por los compromisos, ¡rómpelos! Y haz únicamente lo que realmente vayas a disfrutar.

Te doy un consejo: coge un papel y un bolígrafo y haz una lista de las obligaciones que tienes: regalos, cenas, comilonas y felicitaciones. Al lado, haz otra lista con los posibles planes que tienes para cada día: pasar la Navidad con tus padres, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo o sola en casa.

Cuando tengas esa lista, mira primero el conjunto de planes posible. Y selecciona el que más te apetezca para cada ocasión: simplemente tacha los que no te apetezcan, sin compasión. Cuando tengas esa selección de cosas a hacer, llévalos a la otra columna y júntalos con los compromisos.

Quizás elimines esa cena familiar y la cambies por una celebración con tus amigas. O dejes de lado la celebración de Año Nuevo y la cambies por un plan en casa. Pero serán los planes que tú desees. Y sobre los regalos: compra sólo lo que te apetezca y nada por compromiso.

Ideas para dejar de agobiarse en Navidad

Para finalizar, te doy unos consejos básicos para que tu Navidad sea divertida y agradable:

1. Disfruta de tu tiempo: ya lo hemos dicho antes, has de ser feliz. Y eso significa que, quizás, algunos días te vas a quedar en casa. O preferirás dar un paseo a solas, leer un libro o ver una película. Desconecta tu móvil y hazlo. No te preocupes por los demás, piensa que están igualmente ocupados por querer complacer a otros como tú.

2. Mantén los pies en la tierra: si tienes hijos y te han pedido unos regalos carísimos, habla con ellos. Ten en cuenta que el bombardeo mediático es tremendo estos días y querrán que compres hasta fulminar tu tarjeta de crédito. Pide regalos más personales y detalles menos caros; eso hará que puedas regalar lo que tú desees y no competir por ser el más espléndido.

3. Ocúpate de lo importante: no quieras cumplir con todas las cenas de Navidad, es imposible. Guarda tu tiempo para quien realmente es importante y a quien quieres. Si tienes familiares que sólo ves en Navidad, ¿no va siendo hora de verlos en otros días del año y olvidarse de las reuniones familiares?
Y más allá de todo eso, ¡disfruta! Tienes días de vacaciones en la mayoría de empleos y el país está de fiesta. Así que deja de agobiarte por la navidad y haz lo que realmente te haga feliz. Navidad se trata de compartir momentos especiales con la gente que te quiere, y esa gente la deberías poder elegir tú: seguro que los demás lo entenderán. Es más, ese egoísmo navideño te hará más feliz a ti y a los que te rodean.

¡Ah! Y que no se me olvide; ¡feliz Navidad a todos y todas!

Un Comentario

Participa. Tu opinión puede ayudar a otras personas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada