¿Cómo puedo reorientar mi carrera profesional?

reorientar mi carrera profesional

Los profesores siempre nos decían lo mismo: “Estudiad y tened claro lo que queréis ser, ya que será el trabajo de vuestras vidas”. De eso hace mucho -mis días de escuela quedaron atrás hace algunas décadas-, y mis profesores no pensaban que el mundo cambiaría. Hoy en día, lo del trabajo para toda la vida es una utopía. A veces, uno se dice a sí mismo que, con lo que le costó formarse y adquirir experiencia, cómo va a dejar el trabajo de toda la vida para empezar desde cero. Puede asustar, pero muchas veces sólo reorientando nuestra carrera profesional conseguimos acabar dedicándonos a lo que realmente nos gusta.

¿Cuántos amigos tienes que estén haciendo lo mismo desde que acabaron de estudiar? Pocos, muy pocos de mis conocidos están así. Y hoy, cuando te quedas sin trabajo, es muy probable que tengas que hacer algo nuevo. Internet, además, ha puesto todo patas arriba.

Imagina a los periodistas en un mundo sin periódicos ni imprentas, a los carteros sin cartas de papel, a las agencias de viajes de toda la vida y hasta a los que tenían una agencia matrimonial. Muchos empleos están desapareciendo y dejando paso a otros nuevos. El mundo ha cambiado como nunca en los últimos 30 años. Y además, la crisis. La que hace que nos reconvirtamos.

En aquellos años de escuela, en los institutos, se daban clases de orientación profesional para saber qué querías ser en la vida. En nuestros tiempos, además de la orientación hemos de tener en cuenta la reorientación profesional. Puede que tu trabajo cada vez te reporte menos beneficios o, simplemente, que te hayas cansado de lo que estás haciendo y desees hacer algo nuevo. Vale, estás harto pero, ¿qué puedes hacer ahora? ¿Cómo puedes reorientar tu carrera profesional?

¿Cómo puedo reorientar mi carrera profesional?

Todo esto, claro, aterra a muchas y a muchos. ¿Empezar en un nuevo trabajo? ¿Y encima en un campo profesional nuevo? Es normal sentir miedo ante ello, sobre todo si previamente se ha trabajado en lo mismo durante años.

Mi primer consejo es que vacíes todo lo que tienes dentro. Cuando empezamos en una profesión o empresa estamos frescos. Aprendemos todo y absorbemos la información y las técnicas que nos enseñan, sean mejores o peores. Correctas o incorrectas, nos parecen las adecuadas.

Pero todo eso no vale cuando cambias de trabajo. Si vas como especialista para aportar ideas frescas a una empresa joven de la misma rama profesional, es bueno adaptar lo aprendido en otros empleos en tu nueva compañía. Pero no estamos hablando de ello, sino de reorientación profesional. Adaptarnos a un nuevo entorno.

Olvida tus costumbres y prepárate a aprender. Sé muy comunicativo, hazle saber a tu jefe que estás en algo nuevo y que esperas algo de feedback por su parte. A los directores les encanta ver que sus empleados preguntan y se interesan por sus responsabilidades, así que pregunta. ¡No te cortes!

Además de esto, estas son mis recomendaciones si cambias de empleo o profesión:

-Lo dicho; ¡olvida tu anterior empleo! Seguro que estás tentada de hablar de tu anterior trabajo, pero no lo hagas nunca. Sería un error, ya que demostrarías que estás más allí que en tu nuevo empleo.

-Que no te vean baja de ánimo. Al contrario, muéstrate ilusionada. Con muchas preguntas por tu parte.

-Toma notas. Lo de preguntar es muy bueno, pero no preguntes siempre lo mismo o se cansarán de ti. Así que lo mejor es llevar una libreta y apuntarlo todo.

-Intenta adaptarte al equipo y al ambiente: cada empresa es un mundo y no es lo mismo venir de la típica empresa tradicional a empezar en una start-up. Por ejemplo: fíjate en cómo viste la gente. Fíjate en tus compañeros e intenta estar en su estilo. No puedes ir de traje a una empresa de tecnología moderna si tu jefe va en camiseta, ni en tejanos si todas van con faldas por las rodillas o pantalones de vestir.

-Ha de fluir la información. No te guardes nada, envía correos en copia a todo el que corresponda y habla con tu jefe.

-Haz un esfuerzo doble en sesiones de aprendizaje y solicita hacer cursos de formación. Te ayudará.

Ante todo, no tengas miedo: aunque al principio te cueste, también aparecerá la motivación y la satisfacción de estar aprendiendo y de conseguir nuevos retos. Es bueno cambiar de empleo y de profesión, en realidad te hace más fuerte y la verdadera inteligencia está en adaptarse al cambio.

Ponle ganas y verás como reorientar tu carrera profesional te favorecerá como trabajadora y como persona.

Participa. Tu opinión puede ayudar a otras personas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada