¿Otro San Valentín sin pareja? ¡Anímate a conocer gente!

otro San Valentín sin pareja

Marta espera San Valentín con más ganas que la Navidad. Empezó con su novio en una primera semana de febrero y fue la primera celebración que tuvieron juntos. Rememora la pasión de aquella noche, el calor de las velas en el frío invierno y las miradas de amor. El 14 de febrero es especial para ella.

Sonia emite un bufido cuando en febrero alguien le pregunta por sus planes en San Valentín. No le gusta el día de los enamorados. Y eso que está muy enamorada de su marido, con quien lleva casada un par de años. Simplemente, le sabe fatal que tenga que celebrar un día porque lo diga el Corte Inglés y no porque sea su momento. Ese día no hará ningún regalo, pero seguirá amando a su pareja como cada día.

Y luego están Celia y Silvia. El 14 de febrero pasarán el día juntas. Piensan ir a comer a su restaurante favorito, se pondrán su mejor vestido a la tarde y saldrán de copas a un bar en el centro donde se juntan extranjeros, artistas y muchos hombres solteros. Y además diferentes. Ese es su plan para su San Valentín sin pareja.

Ha sido idea de Silvia. A esta joven treintañera, risueña y locuaz, la celebración del 14 de febrero le importa muy poco. Ha viajado por todo el mundo en los últimos cinco años, conociendo a muchas parejas en este tiempo. Atrevida, lanzada, pasar un San Valentín sin pareja no le asusta.

Silvia lo hace por su amiga, por Celia. Compañera de clase y de barrio desde niñas, son grandes compañeras pero muy diferentes. Celia no es tan aventurera y lleva más de dos años sin pareja. Una infidelidad y la rutina mataron la relación que mantuvo con Mario durante casi una década.

Para Celia, encontrar pareja no es fácil. Tiene a unos pocos amigos y amigas muy fieles, y a todos los conoció entre la infancia y la adolescencia. “Me gusta ir con mi gente, estar con mi grupo”, acostumbra a decir. Y cuando algún chico intenta flirtear con ella, pone barreras. Aunque se sienta atraída, opta por decir no.

San Valentín es una fiesta primordial para Celia. Siempre lo fue, le encantaba celebrar un día con su pareja y sentirse querida. Desde que está soltera, no lo soporta. Y es por eso que Silvia, su fiel amiga Silvia, ha querido dedicarle el próximo 14 de febrero y hacer algo diferente.

Silvia quiere ayudar a Celia a combatir otro San Valentín sin pareja y a encontrar a alguien nuevo.

Encontrar el amor en un San Valentín sin pareja

Hay quienes odian la fiesta de San Valentín. Y también los que esperan la llegada del día de los enamorados con más ganas que su cumpleaños, incluso. Luego, quedan quienes sufren por pasar el 14 de febrero en soledad, sobre todo cuando no es la primera vez.

Mujeres y hombres como Celia hay muchos. Gente que busca a la persona ideal, a alguien con quien conectar, pero que no son capaces. A veces, porque se cierran en banda y no quieren conocer a mucha gente nueva. “Me gusta estar con mis amigos, mi círculo social es muy pequeño”, son algunas de sus excusas.

Sin embargo, para encontrar a esa persona importante, primero hay que conocer gente nueva. Más allá de tu ambiente y de tu zona de confort. Te pregunto algo: En este mundo tan grande, ¿crees que la persona más compatible está en un lugar tan acotado como puede ser tu pueblo o tu barrio?

Es cierto que es más fácil conectar con alguien de tu ambiente por motivos puramente banales. A los dos os gusta el restaurante del centro, conocéis a vuestros alcaldes, tenéis amigos en común y la misma cultura. Pero el mundo es muy grande y quizás tu amor esté en el otro lado del globo, aunque a ti te guste la paella y a él el ceviche.

Silvia eso lo sabe. Ella, aventurera y lanzada, ha viajado por el mundo y en su ciudad se junta con artistas y gente de ideas alternativas. Por eso, quiere que Celia cambie y conozca a alguien nuevo. Esperando y haciendo lo mismo cada día será muy difícil que encuentre algo.

Si deseas algo, has de ir a por ello. Abre tu mano y agárralo con todas tus fuerzas. No esperes sentada, porque entonces tus deseos no llamarán a la puerta. Si anhelas algo, ¡lucha por ello!

Hace un par de semanas apareció una hermosa noticia que nos demuestra que el amor y la felicidad son algo que nos hemos de ganar. La historia de la británica Katy Colins, pura superación y autoestima.

Katy Colins fue plantada en el altar el día de su boda. ¿Qué hizo? Desde luego, lloró. Pero para reponerse se compró un billete para recorrer el mundo y conocer gente nueva. Ahora, es infinitamente más feliz, ha escrito un libro y ha conocido a gente más que interesante.

No todas tenemos que viajar al otro lado del globo para ser felices. Pero sí tomar las riendas de nuestra vida y luchar por el amor. Si sufres otro San Valentín sin pareja, conoce gente nueva. Haz como Celia, que va a intentar encontrar a alguien fuera de su ambiente.

Y no te preocupes si no aparece. Ya lo hará. Pero sólo si conoces gente nueva y buscas un nuevo amor proactivamente. Mucha suerte y… ¡Feliz San Valentín!

Participa. Tu opinión puede ayudar a otras personas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada